Lo que aprendí en Colombia

IMG_1437

Por algún motivo extraño me ha costado muchísimo escribir sobre Colombia.

De veras. A estas alturas creo que ya he escrito posts de varios de los países que he visitado y realmente no ha sido difícil. Pero con Colombia ha sido distinto. Es como que trato de condensar en palabras una serie de sensaciones tan intensas, que cuando las leo me parece que no le hacen justicia a lo que realmente siento. Entonces termino borrando lo que escribí y empiezo de nuevo.

Luego de hacer esta pequeña confesión, decidí que iba a escribir sin ningún tipo de plan o hilo conductor específico. Bueno…casi sin plan. Porque lo que se me ocurre contarles son las cosas que aprendí de este país tan berraco y alegre, donde la sangre es caliente y las sonrisas son de gratis.

Las empanadas son amor

IMG_1551

Empanadas, buñuelos, pasteles, el cielo!

Gorditas, amarillas, jugositas. Yo he probado empanadas ricas en la vida, de todo tipo, pero madre mía, las empanadas colombianas son hechas con el más puro amor. Las hay de carne, de papa, de guisos, de pollito, de lo que a usted se le ocurra, y en cada mordisco usted siente un cielo en la boca. Creo que no hay mejor muestra de amor en Colombia que invitar a alguien a comer empanadas.

Y aunque el título sólo alude a este bocadillo, puedo decir sin temor a equivocarme, que la comida colombiana es de las más rica y barata que haya comido estando afuera. Otra experiencia culinaria memorable fue un sancocho de bagre que me comí en la Minorista de Medellín, en una pequeña fonda llama “La esquina de la ricura”. Era un plato enorme de caldo con un trozo de pescado dentro, acompañado de rodajas de aguacate y una porción de arroz con coco. Para tomar, una aguapanela con limón para el calor. Ay mi madre!  Todavía siento el sabor en la boca mientras escribo.

Que más probé? Pan de queso, ajiaco, platanitos aborrajados, canelazos, buñuelitos con queso, natillas….que por cierto la natilla es muy diferente de la que nosotros conocemos aquí en Costa Rica. Para nosotros es básicamente crema agria derivada de la leche, para comer con pan, tortillas, etc. En Colombia la natilla es un postre que se hace para la época de fin de año, una especie de cremita dulce que se come junto aun bocadito de buñuelo. Es la madre entera!

IMG_1497

El sancocho de bagre, manjar de dioses

Tampoco puedo dejar de lado el refresco de lulo. Que delicia! El lulo es una fruta con sabor cítrico, tiene la forma de una granadilla. Aquí en Costa Rica no la tenemos y para mi fue un gran descubrimiento. En los calores de Santa Fe de Antioquía me tomé un juguito de lulo y santo remedio.

 

Siempre hay más de lo que dice la tele

Aunque Colombia ha logrado limpiar mucho su imagen a nivel internacional, no faltan todavía los prejuicios o los temores de la gente que le cree todo a la televisión.

“¿Pero no le da como miedo ir allá? Con eso de la guerra, el narco, los secuestros, los timos…” Pues no, no me da miedo. Si uno le cree todo a los medios, al final es mejor no salir de la casa porque se puede morir. Pero como decían por ahí “para morirse, sólo hace falta estar vivo”.

Colombia es mucho más que corrupción, narco, secuestros o guerrilla. Colombia es música, es baile, es color, es amabilidad, es verdor, es orgullo, es cariño. Si me hubiera quedado con el miedo, me hubiera perdido de ver lugares tan increíbles como el Valle de Cocora. Me hubiera quedado sin conocer la Catedral de Sal de Zipaquirá. No habría tenido el chance de ver paisajes naturales super lindos en la ruta entre Medellín y Armenia. No hubiera podido sentir la amabilidad y sencillez de la gente del Eje Cafetero. Estaria preguntándome como piensan los locales con respecto a temas polémicos como la guerrilla y las narconovelas. No habría probado una verdadera bandeja paisa.

IMG_1720

En el Valle de Cocora, departamento del Quindío

Por eso amigos, nunca se queden sólo con lo que ven en la tele. Si bien, hay que ser cuidadoso cuando se está en el extranjero, no hay que permitir que los prejucios lo priven a uno de conocer la otra cara dela moneda. Porque siempre, siempre hay dos o más caras.

Ticos y colombianos nos parecemos mucho

En Costa Rica, los colombianos son la segunda comunidad más grande después de los nicaraguenses. Muchos migraron acá en los 80s y 90s, la mayoría en estatus de refugiados debido a la violencia del conflicto armado. Otros más migraron por estudio, trabajo y una pequeñísima porción, por asuntos medio turbios. La cosa es que desde antes ya había tenido contacto con colombianos, pero estando allá se me hizo todavía más evidente lo parecidos que somos. Y creo que ahí está la clave de porque los colombianos se hallan en Costa Rica y viceversa.

Nuestro acento es parecido. Hablamos con palabras parecidas. Comemos parecido. Nos causan gracia cosas similares. Estar hablando con gente de Colombia es casi como hablar con un tico. Y rapidito nos entendemos. No en vano, es el país donde me he sentido más como en casa.

Como anécdota, es el único país donde he podido decir el característico “Me regala…” de los ticos sin que me hagan cara de extrañeza.  En Costa Rica, los ticos decimos mucho “Me regala” como una forma de pedir algo, cuando vamos al supermercado, a un restaurante, etc. “Me regala una cocacola y un arroz con pollo” no quiere decir que lo estemos pidiendo de gratis, es como tácito que lo vamos a pagar. Pero en varios países nos han mirado raro y hasta con recelo por eso ” Oye wey, te lo vendo, pero no te lo puedo regalar”.  En Colombia, : “Me regala una empanada con gaseosa” “Claro, parce, cual gasesosa, Colombiana o Manzanita?”

 

Aman la Navidad y el fin de año

Me llamó muchísimo la atención el nivel de expectativa que se siente en Colombia con respecto a la época navideña.  Nosotros fuimos a finales de noviembre, y desde ese momento ya todo estaba decorado de Navidad en las casas, las radioemisoras tenían puesta su programacion de guascarrilera y sus anuncios de las fiestas, y en general había una algarabía general por la llegada de las celebraciones de fin de año.  Nada raro si consideramos que tienen fama de rumberos 🙂

IMG_4168

En el cerro Monserrate, Bogotá

Aquí en mi país celebramos esa época de forma mas tranquila y como que se ha vuelto muy comercial, demasiado, así que fue una grata sorpresa ver como allá la gente se emociona genuinamente por las festividades y aunque no deja de ser comercial, como que persiste todavía una atmósfera de fiesta bonita.

 

Colombia es un gran ave fénix

En años recientes he visto muchos artículos y publicaciones que hablan de que Colombia es el próximo destino top de Sudamérica. En parte me alegra y en parte no. Me alegra saber que mas gente se esta atreviendo a visitar esta tierra y a descubrir el montón d cosas lindas que tiene para ofrecer. Pero con el turismo masivo vienen también cuestiones menos agradables, como el aumento en los precios de los servicios, la competencia desleal, las grandes cadenas hoteleras (las odio), la pérdida de autenticidad y otros males, que al menos aquí a Costa Rica ya llegaron en ciertos puntos turísticos.

De algún modo yo quisiera que Colombia se quedara como está. Sin tanto turista, con paisajes naturales muy conservados, con la sencillez y amabilidad de su gente. Pero se que eventualmente el país va a explotar como destino, y bueno, sólo espero que sea para bien de la mayoría.

Luego de muchos años de sufrimiento con el narcotráfico y el conflicto armado, siento que el país se levanta cada día un poquito más de las cenizas y como ave fénix, despliega las alas y vuela alto.

Lo pude ver en Medellín, una ciudad asolada durante los 80´s y 90´s por la narcoviolencia y que aún tiene una relación bipolar con la figura de Pablo Escobar, pero que hoy es una ciudad moderna, linda innovadora, con un sistema de transporte público que para mí al menos es una maravilla.

Lo pude ver en el Quindío y en Tolima, departamentos con una belleza natural increíble, que en otro tiempo tenían gran parte de su territorio tomado por la guerrilla. Ahora se puede andar tranquilamente, sin temor a que salgan forajidos o maleantes por la ruta.

Lo pude ver en Bogotá, donde se sufren los problemas típicos de una gran ciudad, pero que se está posicionando como un destino interesante a nivel cultural en el resto de América.

Y así, poquito a poco, la grandeza de su gente, de sus paisajes,  de su música, de sus tradiciones, se va imponiendo sobre esa imagen turbia.

 

Ustedes, si ya tuvieran la dicha de ir, que cosas aprendieron de Colombia?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Categorías:Viajes por el mundo

Etiquetas:, , , ,

3 respuestas

  1. Que tan bonito lo que escribes de mi amado país. Muchas gracias por compartir tu experiencia de tu visita a Colombia. Me alegra muchísimo que hayas disfrutado tanto de tu viaje! Además aumentaste mis ganas de conocer a Costa Rica, para que también me regalen un tintico! 😜

Trackbacks

  1. Los “por qué sí” de Bogotá – Intraveltica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.